La vaca púrpura. Seth Godin

La vaca púrpura. Diferénciate para transformar tu negocio.

Seth Gogin, Gestión 2.000.

9788498750041

El gurú del marketing Seth Godin nos ofrece en este libro un nuevo punto de vista sobre los productos y planteamientos de mercado que deberían dejar de ser “perfectos” para convertirse en diferentes y transformadores.

El mundo está cambiando de forma vertiginosa y, con él, las reglas del marketing. Las viejas prácticas tan bien aprendidas durante años han dejado de funcionar porque han saturado los medios de comunicación y la mente del consumidor.

Para que nuestro producto no se vuelva invisible entre unas opciones cada vez más numerosas debemos hacerlo extraordinario, diferenciarlo y lograr que la gente se fije en él como si fuera una Vaca Púrpura.

Las vacas parecen todas iguales, pero una Vaca Púrpura es algo que llama la atención, que nos obliga a pararnos, a mirar e incluso a maravillarnos. Es algo increíble, emocionante, diferente, algo que nunca se olvida. Y lo más importante, es parte del producto desde su nacimiento.

Las cosas aburridas son invisibles, son una vaca marrón.

Lo fundamental de la Vaca Púrpura es que es extraordinaria y algo extraordinario es un asunto del que merece la pena hablar. Es excepcional, nuevo, interesante. Es una Vaca Púrpura. El marketing extraordinario es el arte de crear productos o servicios en los que vale la pena fijarse.

La vieja regla era “Cree productos ordinarios seguros y acompáñelos de una gran campaña de marketing”; la nueva es “Cree productos extraordinarios que interesen realmente a la gente”.

La profesión del marketing ha cambiado para siempre y es hora de que dejemos de anunciar para comenzar a innovar. Es necesario poner una Vaca Púrpura en todo lo que construimos porque ya no podemos utilizar la televisión y los medios de comunicación de masas como nuestra arma secreta.

No existe ninguna manera infalible para crear una Vaca Púrpura de manera repetida, ninguna fórmula secreta, ritual o encantamiento que se pueda usar para aumentar la creatividad sin dejar de tener los pies en el suelo. Lo que hay es un proceso, un sistema que, aunque no presente una táctica determinada, es tan bueno como cualquiera.

El sistema es muy sencillo: se debe ir a por la novedad

No hay una buena razón para no hacer casi nada de lo que no hacemos. Casi todo lo que no hacemos es el resultado del miedo, la inercia o una falta histórica de alguien preguntando “¿por qué no?”.

 

 

Se han cerrado los comentarios