Marketing sensorial. Colores

1

¿Se ha preguntado porque un invierno gris contribuye a disminuir el estado de ánimo mientras que un otoño brillante crea el efecto contrario?.

La luminosidad y el color influyen en la calidad de vida de las personas.

El color es una parte del espectro lumínico, y es energía vibratoria. Esta energía afecta de diferente forma al ser humano, dependiendo de su longitud de onda según el color , produciendo diferentes sensaciones, de las que normalmente no somos conscientes.

Los colores se consideran un elemento semiótico no verbal clave para atraer la atención del público y hacer que un diseño sea memorable. Además, está comprobado que aplicados a un logotipo influyen considerablemente en las personas, pero lo hacen de diversas maneras según la pertenencia cultural, la edad, el género y el hábitat, entro otros factores.

Los colores que dan vida a los logos quedan tan asociados a una marca que la imagen no se puede pensar de otra manera que la habitual. Y es por eso que, antes de realizar un restyling, las compañías se someten a largos procesos de investigación y búsquedas de consenso, aunque finalmente se cambian las formas y tipografías, pero pocas veces los colores.

Los profesionales del marketing o de la publicidad son conscientes de ello y utilizan los colores para asociarlos coherentemente al tipo de producto que quieren hacer llegar y para llegar al cliente según su tipología.

Los que prefieren el rojo son por lo general extrovertidos y dinámicos.

Los que escogen el amarillo tienen tendencia a lo intelectual.

Los que seleccionan el color verde-azulado son analíticos y de carácter tranquilo.

Los que optan por el azul en todas sus tonalidades tiene buen control de sus emociones.

La gente que compra productos de color naranja es por lo general jovial.

Las personas con tendencia al color morado-violeta tienen gustos artísticos y místico-religiosos..

La mayoría de clientes que son ordenados y disciplinados, buscan el color marrón o café.

Los clientes que prefieren el color negro son conservadores, les gusta la elegancia y la discreción y los que escogen el color blanco son refinados y con tendencia a ser cerrada en sus ideas.

Sin embargo los que eligen el GRIS, reflejan conformismo y pasividad.

El consumidor que da prioridad al color verde es utilitario, amante de lo fresco y natural.

Y cualquiera que escoge el ROSA se considera como suave, femenino, sofisticado y educado.

Y además es posible usar los colores para influir en las personas.

El amarillo eleva el espíritu y por ello mejora el estado de ánimo. Transmite alegría y felicidad.

El naranja nos pone en acción, pero con demasiada intensidad puede provocar nerviosismo. También transmite innovación.

El rojo da energía y tiene por ello efectos dinámicos.

El verde provoca equilibrio y armonía.

El azul calma. Relaja y ayuda al descanso.

El rosa incita a la amabilidad.

El blanco ayuda en la claridad de pensamientos.

El marrón transmite seriedad.

El oro otorga mayor prestigio social a los objetos que envuelve

Y el verde provoca sensaciones de naturaleza. Transmite ecologismo.

A su vez, el nivel de entusiasmo que produce cada color está vinculado a su temperatura. Los colores cálidos como el rojo, naranja o amarillo estimulan, causan entusiasmo y también desagrado o rechazo mientras que los colores fríos tienen un efecto calmante y se asocian con tranquilidad y naturalidad.

El color expresa la personalidad por lo que numerosas marcas lo utilizan para comunicar su posicionamiento de mercado.

En una prueba de cafés, el café fue percibido de distinta manera en función del color de la lata en la que estaba envasado. El de la lata amarilla fue percibido como demasiado suave, el de la lata marrón como demasiado fuerte y el de la lata roja como demasiado enriquecido.

El café era el mismo pero fue percibido de forma distinta por la influencia que el color produce en la mente.

El azul en un puente hizo disminuir los suicidios que se venían produciendo al arrojarse las personas desde él; el rojo en la comida hace que se perciba como más aromática y que sepa mejor; pasteles en cajas rosas saben mejor; el amarillo en paredes hace que los bebés lloren más y exploten antes las personas de fuerte temperamento.

Y es que el color puede ejercer una importante influencia subliminal en nuestras decisiones y acciones hasta el punto de que el 85% de los consumidores considera el color un factor primordial a la hora de comprar un producto en particular y que el color aumenta el reconocimiento de marca en un 80%.

Por ello deberemos considerar que uso hacemos de él…

…suponiendo que hagamos algún uso claro.

Fernando Álvarez Díaz de Cerio. Ceriomarketing

Se han cerrado los comentarios