Ernest Shackleton. Ejemplo de liderazgo

sacckleton-ii

En 1907 el explorador inglés Ernest Shackleton publicó en el Times un anuncio para reclutar expedicionarios que le acompañaran en un viaje que le iba a hacer posible  llevar a cabo su sueño: una expedición para cruzar por primera vez a pie la Antártida en lo que él llamó la Expedición Imperial Transantártica.

Más de cinco mil voluntarios respondieron a la llamada de aquel anuncio, de los cuales Shackleton seleccionó personalmente a veintiséis, y a los que posteriormente se les unió un polizón.

Un total de 27 hombres que viajarían hasta una tierra helada a bordo del Endurance, y que serían los protagonistas de una de las hazañas más llamativas de la era de los exploradores.

Esta Expedición Imperial Transantártica duró desde 1914 hasta 1917.

Lo que comenzó como una hazaña jamás conseguida hasta la fecha, atravesar la Antártida a pie, se convirtió en una historia de supervivencia, tesón y esperanza encabezada por un hombre que se ha convertido en el ejemplo del líder.

Esta historia probablemente se pueda considerar la lucha más hermosa, noble y limpia que el hombre haya entablado jamás contra las fuerzas de la naturaleza.

Sin embargo, su gesta pasó por derecho propio a los anales de la exploración, por la capacidad que el equipo que formaba la expedición demostró para resistir y superar las adversidades más extremas.

Raymond Prestley, un geólogo que trabajó con los tres grandes exploradores polares, resumió así las virtudes de cada uno: “Como jefe de una expedición científica, elegiría a Scott; para un raid polar rápido y eficaz, a Amundsen; pero en medio de la adversidad, cuando no ves salida, ponte de rodillas y reza para que te envíen a Shackleton”.

sackleton

El barco en el que iban los expedicionarios se hundió el 21 de noviembre de 1914. Se perdió casi todo el equipo y tuvieron que sacrificar a los perros para poder alimentarse.

Los exploradores estuvieron aislados más de dos años después de esto.

El 30 de agosto de 1916, después de un épico viaje, Shackleton regresaba a la isla Elefante a bordo de un remolcador chileno para recoger a todos sus hombres. Todos regresaron a Inglaterra sanos y salvos.

Shackleton pasó a ser considerado un héroe.

El análisis de este extraordinario caso de supervivencia en las peores condiciones posibles, ha demostrado el valor del trabajo en equipo y el poder del liderazgo para el logro de los objetivos más difíciles. Después de conocer todo aquello, no puede decirse que Shackleton fracasara.

Pero seguro que entenderemos como fue posible que semejante hazaña acabara de forma tan ejemplar, al conocer que tipo de persona componía aquella expedición tan arriesgada.

Eran personas capaces de responder al anuncio que Sir Ernest Shackleton había publicado en el Times en aquel año de 1.907.

Y el anuncio decía así.

“Se necesitan hombres para viaje arriesgado. Poco sueldo, mucho frío, largos meses en total oscuridad. Peligro constante, sin garantía de regreso. En caso de éxito, reconocimiento y gloria”.

Seguro que en su empresa también sería imposible fracasar con hombres así.

Fernando Álvarez Díaz de Cerio. Ceriomarketing

 

 

 

 

 

 

 

Fernando Álvarez Díaz de Cerio. Ceriomarketing

Se han cerrado los comentarios